Chita Rivera en Radio City Music Hall, 2018 (Foto: Sara Krulwich/NYT)
Chita Rivera en Radio City Music Hall, 2018 (Foto: Sara Krulwich/NYT)

Chita Rivera: su legado al teatro y los hispanos en Broadway

Los fundadores de Revolución Latina reflexionan sobre la impresionante trayectoria de la icónica leyenda del teatro neoyorquino: Chita Rivera.
- Recomendamos -

El pasado sábado 17 de febrero se rindió un homenaje póstumo a Chita Rivera: todos los teatros de Broadway apagaron las luces de sus marquesinas para despedir a la legendaria estrella de origen puertorriqueño.

 

Esta acción es el máximo tributo que la comunidad teatral neoyorquina brinda a sus artistas más destacados una vez que han trascendido del plano terrenal. De acuerdo con el portal especializado Broadway World, esta tradición inició a mediados del siglo pasado (1952) cuando las marquesinas guardaron un minuto de silencio y oscuridad en honor a Gertrude Lawrence.

Chita en West Side Story (Foto: Josh Springer Collection/Corbis, via Getty Images, NYT)

Según sugiere el artículo To Dim or Not to Dim: How Broadway Chooses When to Dim its Marquees, hasta verano del 22023 las marquesinas bajaban su luz al inicio de la función nocturna, es decir a las 8 de la noche. Sin embargo, actualmente el respetuoso acto se efectúa 15 minutos antes de la función para permitir que los asistentes del teatro puedan presenciar el acontecimiento.

La lista de los nombres es larga como para enumerarlos a todos. Pero sí se puede confirmar que se incluyen nombres de histriones, productores, dramaturgos, agentes, entre los que se incluyen: Debbie Reynolds, Carrie Fisher, Edward Albee, Peter Shaffer, James Nederlander, entre otros. Y si bien es la Liga de Broadway la entidad encargada de sugerir tal homenaje; hay quienes exigen mayor transparencia en los criterios para hacerlo.

Chita Rivera: The Dancer’s Life (Foto: Sara Krulwich/NYT)

Cuando las luces de las marquesinas del Distrito Teatral se apagaron este febrero, la grandeza de Chita Rivera brilló para toda la comunidad hispana. Como un indicio de que, en estos días, la representación de los hispanos es más notoria en los escenarios de Broadway.

Durante una conversación con Luis Salgado y Gabriela García, fundadores de R.Evolución Latina, un organismo encargado de incentivar el crecimiento humano -individual y colectivo- a través de experiencias artísticas que propicien la transformación social, se ponderó el legado de una trayectoria como la de Chita Rivera.

Chita & All That Jazz, Filadelfia 1988 (Foto: JoanMarcus/NYT)

“Chita Rivera empezó estudiando ballet. Sin embargo, todos la reconocemos no solamente por su técnica sino por su presencia escénica. Chita era una maestra de tenía atrapado al público por esa presencia escénica. Yo creo que eso nace de haber mantenido un apellido; de haber mantenido una autenticidad, un valor, un respeto, un orgullo por su nombre. Y cada una de sus experiencias artística nos da permiso de seguir celebrando nuestros apellidos y de donde venimos”, comenta Salgado.

Décimo aniversario del musical Chicago, 2006 (Foto: Sara Krulwich,NYT)

Al reflexionar sobre la peculiaridad de una mujer latina que protagonizara musicales en Broadway desde la década de los 50, García explica: “El hecho de ver a una mujer con esa voz que es una bailarina tan completa; pues quién dejaría escaper la oportunidad para decir algo teniéndola a ella como protagonista. Muchos de sus musicales no se los hicieron por ser latina, se los escribieron porque era una presencia que podía contar una historia importante y además tenía personalidad magnética”.

Chita Rivera & Gwen Verdon, 1975 (Foto: AP/NYT)

Ambos fundadores de R.Evolución Latina coincidieron en su apreciación de que muy pocos son aquellos bailarines que han podido reponerse a un accidente automovilístico, tal como le aconteció a Chita Rivera cuando un vehículo la atropelló en Manhattan y le fracturó la pierna. “Estuvo un largo lapso sin hacer nada, solo recuperándose. Y como bailarín es fácil pensar que todo se acabó. Pero Chita regresó porque tenía un gran amor y respeto por el escenario. Y a los sesenta hizo Kiss of the Spider Woman y Nine a los setenta”, detalla García.

Finalmente, los artistas comentaron que se está gestando la iniciativa por parte de algunos miembros de la comunidad hispana en Broadway para que uno de los recintos del Distrito Teatral sea rebautizado con el nombre de Chita Rivera. Tal y como ha sucedido con los tres foros dedicados a las figuras afroestadounidenses: Lena Horne, James Earl Jones y August Wilson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos más recientes

Próximos eventos

Translate »