1B2A9884-copy-2-copy-re-scaled

El histórico teatro off-Broadway del East Village corre el riesgo de cerrar sin ayuda del gobierno

Los responsables del establecimiento están solicitando ayuda al Estado de New York para poder mantener el teatro
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

El Teatro 80 ha sido un elemento básico del East Village durante más de cinco décadas y ha visto pasar por sus puertas a innumerables rostros famosos, pero ahora corre el riesgo de cerrar para siempre, poniendo fin a un monumento histórico de las artes y del off-Broadway.

Con información de  amNewYork  

Al atravesar las puertas del histórico 80 de Saint Marks Place, los visitantes se ven transportados a un Nueva York que algunos han olvidado hace tiempo y que otros nacieron demasiado tarde para experimentar, un Nueva York que vio a Bob Dylan actuar en bares de mala muerte y a Allen Ginsberg leer poesía a multitudes de oyentes en Washington Square Park. Y lo hace gracias a una arquitectura y un ambiente que se sienten tan intactos como cuando acogía espectáculos en el East Village mientras Andy Warhol se mezclaba con Luo Reed en otros lugares del mismo barrio.

Los fantasmas de los famosos y célebres pueden sentirse alcanzando desde las paredes y los techos, rogando ser recordados. Sin embargo, este último bastión de la creatividad del East Village del siglo XX se mantiene en pie gracias a un virus del siglo XXI.

“Hay gente que viene a Manhattan desde otros países, a teatros como el nuestro, que luego va a ver al resto de Nueva York y al resto del país. Así que el impacto de la pérdida de nuestros teatros, y hemos perdido tantos durante el COVID, se siente en todo el país”, dijo Lorcan Otway a amNewYork  mientras estaba sentado junto a su esposa, Eugenie Otway, con lágrimas en los ojos.

Los Otway se han pasado literalmente la vida dirigiendo y manteniendo el teatro off-Broadway, la vecina taberna William Barnacle (un bar clandestino de los años 20 de la época de la prohibición) y el Museo del Gángster Americano, especialmente Lorcan, que dice tener buenos recuerdos de cuando ayudó a su padre a renovar el edificio en 1964, cuando tenía nueve años.

“Tenía nueve años. Volvía a casa después del colegio y me ponía a trabajar. Pensaba que los estudiantes que volvían a casa y hacían los deberes estaban en el paro”, bromea Otway.

Lorcan Otway cuenta historias disparatadas y arrolladoras sobre los tratos de su padre con gánsteres que supuestamente querían acceder a objetos de valor escondidos en la propiedad y con renombradas leyendas de Broadway que pisaron su escenario, pero más que el brillo y el glamour está claro para Otway que el edificio es una caja fuerte de recuerdos, un símbolo de las artes y, sobre todo, un negocio familiar.

“Cuando mi padre se estaba muriendo, él y yo planeamos restaurar el teatro como una casa de fiar y restaurar la parrilla teatral, y así lo hicimos”, explica Otway. “Cuando cada miembro de la familia muere, se lleva un trozo con él”.

El local de Eighty Saint Mark cuenta con un escenario del tamaño de Broadway en un entorno íntimo -con unas 199 butacas- que no sólo permite al público sentirse conectado con el espectáculo, sino que permite que las obras florezcan de un modo que no podrían esperar en recintos más grandes. Pero lo que antes era la mayor fortaleza del lugar, se convirtió en su mayor debilidad durante 2020, cuando la pandemia de COVID-19 llegó a la ciudad de Nueva York. El mortífero virus obligó a cambiar por completo el recinto, que vio cómo se retiraban muchos de los asientos.

Los pequeños negocios familiares han sufrido enormemente durante la pandemia, ya que unos 3.000 se han visto obligados a cerrar, y con las deudas que se acumulan muchos de estos locales podrían no abrir nunca, según informó la oficina del alcalde en una reciente rueda de prensa.

Otway afirma que Broadway es en sí mismo un pequeño negocio que corre el riesgo de cerrar sus puertas para siempre al verse obligado a cerrar durante el cierre de la ciudad de Nueva York. Durante meses no pudo abrir debido a los mandatos del Estado, lo que le hizo acumular deudas y dejar de pagar su préstamo. Gastó cientos de miles de dólares en renovar el teatro para que cumpliera los protocolos de seguridad de la COVID-19, eliminando seis filas de asientos e insertando amplias plataformas para el distanciamiento social, así como aumentando la cantidad de purificación y flujo de aire de un sistema arcaico de los años 50 a una filtración modernizada.

“Mejoramos todo el proyecto para dejarlo listo para su reapertura por cientos de miles de dólares. Y lo que no esperábamos era que la parada inicial durara tanto. Así que teníamos un préstamo puente de un año y cuando venció en diciembre aún no se había introducido una vacuna y era imposible refinanciarlo. Y así, entramos en mora al no poder pagar el préstamo después de un año, pero esa mora se produjo completamente por la acción del Estado que si no nos hubiera cerrado”, dijo Otway.

Incapaz de ponerse al día con los casi dos años de deuda, Otway teme que, sin un préstamo para pequeñas empresas por parte del Estado, se verá obligado a cerrar el 80 de St. Marks Place, para siempre. Compartió que ha estado en contacto con la congresista Carolyn Maloney, el senador Brad Holyman y el miembro de la Asamblea Harvey Epstein, no para pedir una limosna o una subvención, sino un préstamo a largo plazo.

“Estamos pidiendo al Estado, a través de la oficina del gobernador, que nos conceda un préstamo a largo plazo con un interés bajo, porque así podremos devolver el dinero al Estado y nos devolverá a la posición en la que estábamos antes del cierre del Estado. El argumento legal que hay detrás es que cuando el Estado cierra un negocio, es una toma de posesión y es una toma justificada que sin duda era para el bien público. De hecho, cerramos varios días antes de que se nos dijera que lo hiciéramos por preocupación por nuestro personal y nuestro público”, subrayó Otway.

“Pero cuando el Estado toma tu propiedad, por ejemplo, en dominio eminente, después te reembolsan y nosotros no estamos pidiendo que nos reembolsen, sino que nos den un préstamo para que podamos seguir sirviendo, como hemos hecho durante los últimos 57 años, a las necesidades culturales de la ciudad, la comunidad y el Estado”, añadió.

Otway también compartió que el público puede hacer su parte escribiendo a sus líderes electos locales e instándoles a abogar por el préstamo y por el negocio que ha aceptado a generaciones de mecenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos más recientes

Próximos eventos

Translate »