Nora Hernández, Cristina Marín-Miró & Antonio Hernández Fimia (Foto: SergioParra)
Nora Hernández, Cristina Marín-Miró & Antonio Hernández Fimia (Foto: SergioParra)

La discreta enamorada en esta era digital del TikTok

La discreta enamorada de Lope de Vega revive en un montaje moderno y desenfadado de La Joven Compañía de Teatro Clásico en Madrid.
- Recomendamos -

¿Por qué es tan común revivir nuestros recuerdos? Hoy día hasta las omnipresentes redes sociales se empeñan en que revivamos aquellas memorias: sin solicitarlo, Facebook sorprende diariamente con un registro documental de acontecimientos vividos; ya sean fotos, líneas o lugares visitados, pareciera que siempre hay una parte del presente que se dedica a mantener vigente los acontecimientos de antaño.

Escenario de La discreta enamorada (Foto: SergioParra)

Esta afición humana por la añoranza se ha convertido en una práctica común, ahora lo vintage está de moda. Y para fortuna de los aficionados al teatro esta corriente nostálgica permite revisitar los textos del pasado y reformularlos en innovadores montajes, lo que siempre ha sido una rama muy pródiga de las artes escénicas.

Desde luego, la reinterpretación de un clásico lleva implícita la obligación de un replanteamiento que debe corresponder al momento histórico del nuevo montaje. Y eso es precisamente lo que la Joven Compañía de Teatro Clásico de España (CNTC) ha conseguido con su versión de La discreta enamorada de Lope de Vega. Esta propuesta dirigida por Lluís Homar exuda juventud y vigor, características muy apropiadas para el discurso teatral contemporáneo, y en una medida más discreta es también resulta propositiva.

Felipe Muñoz (Foto: SergioParra)

Lo más notorio del montaje de La discreta enamorada es la inclusión del equipo técnico en algunos momentos de la función; es decir, en varios cuadros, los técnicos aparecen en escena apoyando a los actores… Desde luego, no tienen parlamento alguno. Pero sus interacciones proveen una especie de vistazo a lo que regularmente sucede ‘tras bambalinas’, solo que ahora esos ajustes se realizan a plena vista de los espectadores. De este modo, el respectable atestigua cómo los técnicos ensamblan y dirigen las luces, ajustan micrófonos y cambian de lugar todo el atrezo.

Elenco femenino de La discreta enamorada (Foto: SergioParra)

En cuanto a su forma, La discreta enamorada opta por un formato juvenil dirigido a las generaciones tiktokeras que hoy día están acostumbradas a consumir contenidos con música y mucho movimiento. Y la combinación de elementos tradicionales (como los versos del Fénix) con provocativos vestuarios confeccionados de encajes que van muy ceñidos al cuerpo y dejan expuestas las cinturas de sus portadores, brindan una eficiente mezcla que atrae la atención de la audiencia. Además, un escenario diseñado con andamios y plataformas por el que los actores transitan libremente, genera la impresión de que el propio teatro clásico se ha liberado de su pesada investidura.

La compañía de La discreta enamorada (Foto: SergioParra)

Nada es literal en La discreta enamorada, todos sus elementos estimulan la imaginación posmoderna de los asistentes. Desde el principio, un gran letrero con luces de neón en tono rosa conforma la palabra HOPE, anunciando así que el montaje estará lleno de esperanza para que el amor prevalezca… Y lo que el público atestigua es el triunfo de una amalgama de recursos bien empleados en pro de una historia que ha trascendido el tiempo y el espacio. Lo que de entrada pareciera un oxímoron teatral, se convierte en un discurso sólido y bien logrado que además se adereza con excelentes composiciones musicales.

Lluís Homar (Foto: SergioParra)

Este montaje de La discreta enamorada rivaliza con cualquiera que los países angloparlantes efectúan sobre las obras de Shakespeare, donde es muy común ver que se reformulen estos clásicos. En este rubro, la labor del Public Theater en Nueva York es destacable porque cada verano llegan al escenario del Teatro Delacorte en el Central Park un par de obras shakespearianas que han sido completamente adaptadas a la modernidad: puede ser un musical de Como gustéis o Trabajos de amor perdidos con un elenco completamente afroamericano ubicado en Harlem. Y la propuesta de La discreta enamorada de la CNTC revitaliza a Lope de Vega y mantiene intacta la esencia de su mensaje.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos más recientes

Próximos eventos

Translate »