Marta Sanchez. Bogus Madrid
Marta Sanchez. Bogus Madrid. Fuente: https://www.martasanchezmusic.com

Marta Sánchez: de Madrid a New York

Uno de los aspectos que más disfrutamos de la música de Marta Sánchez es que cada disco es diferente, aunque con la misma instrumentación. Sus composiciones nos recuerdan al sonido de una orquesta clásica.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Nacida en Madrid, España, la pianista y compositora Marta Sánchez está trabajando activamente en la escena de la música creativa contemporánea en la ciudad de Nueva York y en todo el mundo. Trazando un camino significativo a través de su música innovadora y original, ha llegado a una audiencia internacional, ganando reconocimiento global.

Fragmentos de una entrevista para el podcast FalconGumba Talks por Leonor Falcón.

L: ¿Cómo empezaste en la música? Sé que empezaste estudiando música clásica y luego hiciste la transición al jazz, ¿cómo fue esa transición para ti y qué te hizo enamorarte del jazz?

M: Empecé a estudiar piano a los 7 años y sí, estudié música clásica primero. Tuve un profesor que amaba el jazz y solía mostrarme diferentes grabaciones. Era un profesor de piano acompañante, y me encantaba tomar esta clase porque podía improvisar, tocar acordes y canciones, era algo muy atractivo para mí. 

Continué mi formación clásica y en algún punto escuché en la radio algo de jazz clásico como Louis Armstrong y casi empiezo a llorar de la emoción, yo quería tocar así! Cuando descubrí que podía tocar cualquier canción e improvisar y hacerla cada vez diferente, entonces decidí seguir ese camino. Más o menos al mismo tiempo empecé a estudiar cine, quería ser directora de cine. Hice algunos cortometrajes en la escuela y me encantaba, aún me encanta, pero en algún momento tuve que decidir qué camino tomar, porque me dí cuenta de que para tener éxito en el cine necesitas tener suerte también. Es un proceso largo y debes poder vender tu proyecto porque cuesta mucho dinero y al final puede que no lo logres.Desde que escribes el script hasta que llegas al producto final es un proceso que puede durar años. 

Entonces pensé: con la música sólo debo llamar a mis amigos y podemos crear en el momento sin necesidad de esperar a tener todo un presupuesto y me sentía más conectada con las personas con las que toco. Era más “fácil”.

L: ¿Entonces cuándo empezaste a adentrarte en el jazz, cuáles eran los lugares a los que solías ir en Madrid o la gente a la que ibas a escuchar?

M: Una de las personas a la que admirábamos era Perico Sanbeat, un saxofonista quien estuvo en una de las primeras generaciones que salió de España a Nueva York y era amigo y colega de Mark Turner, Kurt Rosenwinkel y Brad Mehldau, y de hecho ha grabado discos con algunos de ellos. Perico y otros músicos regresaron a España y para nosotros eran las personas que más admirábamos porque estaban de alguna forma conectados al verdadero jazz. Lo único era que Perico vivía en Valencia y yo en Madrid, pero cada vez que él iba a Madrid yo trataba de tomar una lección con él o ir a ver sus conciertos.

En España tuvimos una dictadura hasta el año 1975 y realmente antes de esa fecha el único músico de jazz que teníamos pudiera decirse es Tete Monteliu.

L: Volviendo al tema del cine, ¿crees que hay algún paralelo entre hacer cine y hacer música o el proceso de grabar y producir un disco y el de dirigir una película?

M: Sí, hay algo en ambos procesos, tienes que imaginarte lo que quieres en tu mente antes de escribirlo en música o desarrollarlo como una película y debes pensar en lo que quieres decir. Qué puedes decir que sea nuevo y que tenga significado para ti? Luego lo pones en papel y debes pensar en las personas adecuadas para el proyecto, y luego debes delegar, darles a los otros músicos (o actores, etc) espacio para ellos desarrollar sus ideas y aportar al proyecto y debes confiar en ellos. 

La diferencia sería que en el cine necesitas más de todo esto: hay más gente involucrada en el proceso y necesitas mucho más dinero para poder llevarlo a cabo.

L: Uno de los aspectos que más me gusta de tu música es que cada disco es diferente, aunque con la misma instrumentación. Me gusta mucho que tus composiciones me recuerdan al sonido de una orquesta clásica.

M: Sí, a la par de estudiar piano clásico empezó mi fascinación por la armonía y la composición, así que escuchaba mucho a compositores del siglo XX y llegué a estudiar composición también en el conservatorio en Madrid. Estas técnicas han influenciado mucho mis composiciones hoy en día.

L: Cuéntame un poco de tu experiencia en NY al finalizar tu maestría en NYU. Cómo te ha cambiado la ciudad y qué retos encontraste?

M: Los retos? Probablemente los mismos que encuentran todos los que vienen a NY. Ésta ciudad te hace crecer en todo sentido. En NY no puedes lograr tus metas si no pones de lado tus miedos y tu ego. Musicalmente, si estás aquí y sales sólo que a escuchar un concierto o a tocar, ya estás aprendiendo y seguirás creciendo como artista, que al final era y sigue siendo mi meta al venir aquí: mejorar y llegar a ser la artista que quiero ser y expresar lo que quiero expresar. Y creo que poco a poco me estoy acercando a ello.

Para más información de la artista visita el sitio oficial de Marta Sánchez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos más recientes

Próximos eventos

Translate »