Fotografía por Fernando Gazzaniga
Fotografía por Fernando Gazzaniga

Come mi piace Italia…

Y sí, no es solo porque corre sangre y tradición tana por mis venas y, por lo tanto, sea poco objetivo a la hora de escribir este artículo, pero es que, por ella, mi amor es in-que-bran-ta-ble.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
- Recomendamos -

Y no hablo del arte (que es mucho y maravilloso por donde se vea), tampoco por la musicalidad de su idioma, ni la sexy y eterna Sofía Loren…. No, nada de eso. Mi Piace Italia (además de la lista enumerada anteriormente) sigue siendo el motivo de “conquista” más arrollador: por su cocina.

Y pienso que no es necesario tener que ir a Italia (menos ahora en plena pandemia) para descubrir su gastronomía, sino caminar un poco en la Gran Manzana y llegar a este paraíso en el sur de Manhattan donde toda esa variedad gastronómica la tienes en su menú, que ofrece una gran cantidad de exquisiteces.

La cucina italiana será siempre maravillosa, seguramente por la diversidad en su geografía (ese clima que varía en cada región del país) que hace que florezcan en los rincones menos pensados, los ingredientes más exquisitos.

Si nos vamos al norte cerca de los Alpes, enclavada en la montaña, la región del Valle D ́acosta nos ofrece una “cocina gallarda” como la definen. Posiblemente por la crudeza del clima y la influencia de los países vecinos, la gastronomía brilla con sus carnes guisadas de bovino, las sopas, el queso fontina (típico de la región) y hasta el vino servido a alta temperatura.

Si uno se mueve hacia la Lombardía, las carnes en salsa siguen siendo una constante, o platos más osados como el ossobuco alla milanesa o los pescados de agua dulce, las sopas como el minestrone, el risotto o la variedad de quesos que tan bien conocemos como los gorgonzolas, el tradicional mascarpone (ideal para el tiramisú) y el provolone (inigualable dorado en la parrilla).

El Véneto y la riqueza de sus verduras: las cebollas, por ejemplo, son exquisitas; y las legumbres en sus salsas picantes, todo un éxito. ¡El arroz con gambas es un clásico, la polenta y, claramente, los mariscos en todas sus versiones!

La Emilia Romagna y su tradicional salsa bolognesa, las pastas como los tortellini, las lasagnas o los capeletis, y un sinfín de embutidos donde hacen su entrada las mortadelas, y el más aplaudido… El prosciutto di parma.

La Toscana y su refinada tradición nos transporta a otro lado… Sus aceites de oliva de altísima calidad, las carnes (su famosa Bistecca alla Fiorentina) o los pescados como el bacalao no tienen pérdida.

Y las islas como Cerdeña o Sicilia donde abundan (además de infinidad de pescados) los tomates frescos y la albahaca y, a partir de ahí, una innumerable lista de platos que nos hacen agua la boca. Un simple antipasto es toda una celebración.

Fotografía por Fernando Gazzaniga
Y mientras dejo fuera de la lista cientos de platos e ingredientes maravillosos, y uniendo todo lo dicho anteriormente, sigo teniendo el sabor en la boca de mi última cena en Gigino Trattoria: un exquisito –en términos gastronómicos y también edilicios– espacio para conjugar fabulosa comida y atmósfera inigualable (sobre todo por las vistas).

Ubicado al final de Battery Park, más precisamente en Wagner Park, este coqueto restaurante italiano casi no posee espacio interior ofreciendo una extensa terraza como lugar ideal para una cena romántica. La exquisita comida a la luz de las velas y los atardeceres de ensueño con la Estatua de la Libertad como fondo hacen del lugar una experiencia inolvidable. Los platos van desde bruschettas, calamares y ensaladas como entradas hasta una gran variedad de sopas, pastas caseras y carnes como pollo y pescados.

Los postres son un capítulo aparte, más allá del tradicional tiramisú, encontramos: espumas de chocolate, crostinas de crema y gran variedad de helados. Los precios son para todos los gustos, desde ensaladas o entradas hasta desde $13 o $14 dólares, hasta carnes llegando a los casi $40; pero lo he dicho, si lo eliges para celebrar, controla los gastos innecesarios esta semana, y “regálate” una cena con todas las letras al final de mes.

Porque Italia está mucho más cerca de lo que crees, y su variedad de sabores y colores hacen una gran diferencia a la hora a la hora de organizar una cena que quede para el recuerdo. ¡Y en Gigino Trattoria, esto lo saben muy bien!

Artículos más recientes

Próximos eventos

Translate »