0008r_shirley rumierk and zuleyma guevara in sancocho (credit joan marcus)

Sancocho: sororidad fraternal a prueba de lágrimas

La obra producida por Latinx Playwrights Circle, WP Theater y The Sol Project ha tenido tal aceptación que su temporada se extendió por varias semanas.
- Recomendamos -

El público que llega a la sala del WP Theater en el Upper West Side para ver la obra Sancocho, ingresa a una paralela dimensión teatral donde prevalece la fuerza del espíritu femenino y el poder restaurador de un buen caldo, puchero o ajiaco.

Shirley Rumierk & Zuleyma Guevara (Foto: Joan Marcus)

Bajo esta premisa, no resulta sorprendente que desde el inicio del montaje sus dos protagonistas estén preparando el famoso platillo boricua, inundando el teatro con un delicioso aroma. Christin Eve Cato plantea en su historia que ambas hermanas comparten un pasado común pero con disímbolas experiencias que obedecen a su diferencia de edades y al color de su tez. La mayor es Caridad (Zuleyma Guevara) una humilde cincuentona, de cabello crespo, que sacó adelante a sus hijos siendo una madre soltera; la menor se llama Renata (Shirley Rumierk) y es una abogada treintañera que embarazada de su primer hija posee una situación económica resuelta.

Zuleyma Guevara (Foto: Joan Marcus)

Entre olores y sabores que se desprenden de la preparación del sancocho, Caridad y Renata van develando todos sus traumas de antaño: abusos sexuales, golpizas, humillaciones y muy pocos momentos de felicidad. Esta revisión ineludible de su vida familiar se vuelve necesaria ante la inminente muerte de su padre que les impele a una revisión testamental. Con una mirada crítica, Christin Eve Cato revisa el mito del amor filial incondicional y provoca una incómoda reflexión: ¿se puede odiar a los propios padres tras los errores que cometieron?

Shirley Rumierk (Foto: Joan Marcus)

Sancocho es un montaje lleno de aciertos y la suma de todos estos elementos la deja muy cerca a la perfección: la firme dirección de Rebecca Martínez te lleva a grandes momentos de tensión dramática; con su impecable iluminación María-Cristina Fusté deslumbra en cada escena; el diseño escénico de Raúl Ábrego te transporta a un apartamento de El Barrio; y el infalible diseño de sonido de Germán Martínez permite escuchar incluso los susurros más discretos.

Zuleyma Guevara & Shirley Rumierk (Foto: Joan Marcus)

Se trata pues de un genuino homenaje a la identidad de la diáspora boricua. Y el hecho de que gran parte de su equipo creativo comparta esta característica dota a la producción de un auténtico sabor puertorriqueño. Es por ello que el público se desvive en aplausos y halagos ante un montaje tan completo. Además, una vez terminada la obra, la producción destina un momento para orientar a los presentes sobre cómo lidiar con ciertos problemas emocionales.

La escena neoyorquina y su público podrá seguir disfrutando de Sancocho hasta el 23 de abril. Para entradas y horarios consulte el sitio web: wptheater.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos más recientes

Próximos eventos

Translate »