Carlos Aguasaco
Carlos Aguasaco. Fuente: Facebook

Sobre el negocio editorial y otros objetos voladores por identificar

La Guía Cultural conversa con Carlos Aguasaco: innovador, editor, coordinador del Festival de Cine de las Américas de Nueva York, fundador del Festival de Poesía de las Américas de Nueva York y promotor y defensor de las lenguas, culturas y gentes de las Américas. En esta ocasión nos centramos en su trabajo con Artepoética Press y charlamos sobre el negocio editorial.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Es de bien nacido ser agradecido, y Carlos Aguasaco tiene mucho que agradecer. Comenzando por el City College of New York donde es profesor asociado, siguiendo con la Universidad Nacional de Colombia, su país natal, en el que creció durante los años más difíciles de la guerra contra el narcotráfico, el Gobierno de España por ofrecerle por aquel entonces una beca de movilidad que le permitió conocer y amar el país con el que le une una estrecha relación, siguiendo por la Universidad de Stony Brook y, por supuesto, su familia. En mitad de una conversación en la que me recibe generosamente en su hogar a través de una pantalla, interrumpe y comenta: Yo vengo de la nada. De menos de nada. Mi hermano y yo hemos trabajado siempre juntos. Hace treinta años los dos vendíamos globos en la calle; éramos vendedores ambulantes en Bogotá, o sea, comenzamos en la nada. Con ese mismo hermano trabaja ahora codo con codo para sacar adelante la editorial Artepoética.

De los globos a la poesía, tan etéreos y volátiles los unos como la otra, hay una larga historia que escucho fascinada. Es un cuento sobre evolución, resistencia y adaptación; pero sobre todo dedicación. En palabras de Aguasaco, me di cuenta de que hay que defender la dignidad, la integridad y la importancia de la identidad hispanoamericana dentro de los Estados Unidos. Los Estados Unidos son un país de Hispanoamérica, son el cuarto país hispanohablante del mundo. Además, es el país donde más gente aprende español como segunda lengua. Con esta bandera nace Artepoética, en la que Carlos y otros socios con los que comenzó el proyecto y después fueron retirándose por distintas razones, quisieron usar todos los recursos necesarios para facilitar el proceso de edición. La cosa, me cuenta, funciona así: los libros se escriben en cualquier lugar del mundo, yo edito en Nueva York, nuestro departamento está en Barcelona y… ¿dónde imprimimos los libros? Donde se necesite. Combinamos todas estas formas de la tecnología. El futuro de la edición ya no está en las grandes casas editoriales. El editor, para Aguasaco, viene a realizar una labor similar a la del curador de arte: ofrece la curación de una colección, su buen gusto y su formación. El valor de los académicos a la hora de defender la edición se encuentra en generar bibliografía en la que la identidad hispana no sea simplemente una otredad externa, sino que incluya productos culturales desarrollados en los Estados Unidos como un país de Hispanoamérica.

Al parecer ese esfuerzo por defender la dignidad de nuestra lengua y establecer lazos entre culturas no ha pasado desapercibido, pues Artepoética Press aparece ni más ni menos que en el primer lugar entre las cinco editoriales que destacan por plantar cara a la política anti-hispana desarrollada por el presidente Donald Trump. En el mismo artículo, la prestigiosa Latino Book Review incluye también a su editorial hermana, Escribana Books, dedicada a la escritura creativa y trabajos académicos.  Esta mención, me cuenta Carlos, ha servido de muchísimo, porque nos ha dado una atención y nos ha permitido estar junto a otras editoriales resistiendo la xenofobia y defendiendo la tesis de que hay una gran parte de la historia de los Estados Unidos que se escribe en español… tenemos que sumar y no dividir. Estamos en una situación en la que no podemos estar divididos: tenemos que encontrar maneras de colaborarnos y de ayudarnos.

Pido a Carlos antes de despedirnos que me ofrezca tres recomendaciones para los lectores de La Guía Cultural.Tengo que reconocer que con estas sugerencias dio en la yema del gusto a esta humilde articulista y apasionada lectora; sobre todo con la tercera. Allá van:

  • Manual Destructivista, de Tina Escaja, experta en poesía latinoamericana de los siglos XX y XXI y estudios de género. Obra bilingüe.
  • Como Luz de Río, del poeta, narrador y ensayista mexicano Juan Armando Rojas. Como la anterior bilingüe en inglés y español.
  • Para Adolescentes, Premenopáusicas y Especialistas de la Salud (Cuentos), de Zaida Corniel, especialista en literatura y cultura hispano-caribeña, estudios latinos, diáspora dominicana y teatro. Para Aguasaco, Corniel es el secreto mejor guardado de la narrativa hispanoamericana en los Estados Unidos y en la República Dominicana. Nunca se lo discutiría.

Querido lector de La Guía Cultural y amante de la poesía o la buena literatura, espero que disfrute las recomendaciones que nos ofrece este hombre que una vez fue un niño que vendía globos junto a su hermano en las calles de Bogotá. Agárrelas firmemente que no se escapen, o acabarán volando como las inquietudes de Carlos Aguasaco, que se dirigen con rumbo firme hacia el futuro: los audiolibros. Pero ese es un cuento para otra ocasión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos más recientes

Próximos eventos

Translate »