Fotografía por cottonbro. Fuente: Pexels
Fotografía por cottonbro. Fuente: Pexels

Músicos en cuarentena

¿Qué estamos haciendo los músicos en estos tiempos de cuarentena? ¿Dónde tocamos? ¿Cómo seguimos conectados con nuestra función en la sociedad? Desde el corazón, y tanto como músico y como audiencia, te respondo.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

En estos meses de pandemia, los músicos –criaturas nocturnas en esta jungla de cemento– nos quedamos, sin advertencia y de repente, sin poder hacer lo que hacemos: tocar para una audiencia.

Para algunos, el encierro ha significado la pérdida de salario; para otros, no tanto; pero lo que sí ha sido igualmente devastador para todos es no poder conectarnos más con gente de carne y hueso a través de nuestros instrumentos y sonidos.

Personalmente, extraño esa paz de “ojo de huracán” al estar en un escenario con un rush de adrenalina, dejando mis preocupaciones de lado y sólo entrando en ese estado de trance en el cual debo estar para poder hacer bien mi trabajo. 

Sin embargo, por esa misma necesidad de expresión hemos tenido que compensar utilizando los servicios de streaming online para presentarnos a un público que –aunque al principio parecía invisible e incorpóreo por estar detrás de una pantalla– poco a poco y a través de emoticones ocasionales o saludos en mensajes de texto, se ha hecho sentir. La necesidad es mutua: la nuestra, expresarnos y hacer música; y la audiencia, escucharnos. ¡He logrado sentir casi el mismo rush de adrenalina al hacer una presentación online! Cada una se ha acompañado de llamadas y mensajes gratificantes llenos de esperanza. Un recordatorio de que la música sigue viva, nos hace humanos, nos solidariza. Nos recuerda que, aún en la adversidad, solo bastan unas notas para rescatarnos.

No nos rendiremos: seguiremos haciéndola, creándola y llevándola a nuestro público.

De igual forma, ver conciertos en vivo de todos mis colegas ha sido sumamente reconfortante y ha logrado una conexión muy especial entre todos en la comunidad. Se es intérprete y audiencia a la vez. Se disfruta tocar para otros, y nos reconforta escuchar a nuestros colegas. Hilos conectores bidireccionales que han salido de cualquier rincón de la tierra, que han sido tejidos hasta conformar un velo protector sobre nuestras almas.

Muchas han sido las iniciativas, entre ellas: la de Marta Sánchez y Caroline Davis que han creado una iniciativa llamada Art is Live, comisionando a diversos artistas a preparar un video sin muchos parámetros, sólo dando rienda suelta a su creatividad y mostrando lo que mejor saben hacer. En esta plataforma online se presentan videos cada semana de diferentes artistas de NYC y se aceptan donaciones para apoyar a dichos artistas. Otras iniciativas son el Lattice Concerts Series, curado por Elsa Nilsson que, desde hace tres meses y todas las noches a las 7pm EST, presenta conciertos en vivo via YouTube, Facebook Live y Twitch. OriGen Collective es otro ejemplo de un colectivo artístico basado en Nueva York que presenta conciertos en vivo y entrevistas a diversos artistas latinoamericanos basados en la ciudad. 

Estos tiempos de pandemia nos han permitido pausar y reflexionar, entender cuál es nuestra función en la sociedad, re-confirmar el valor de lo que hacemos y el para qué lo hacemos. Nosotros los músicos seguimos adelante: luchando por un mundo mejor, creando y trabajando para que, al salir de esta crisis, el mundo esté mejor equipado de canciones, sonidos y buenas vibras.

Artículos más recientes

Próximos eventos